Twitter, la plaza del pueblo | Alberto Madame

Twitter, la plaza del pueblo

Estos días se discutía en los medios si los “tweets” pueden constituir un hecho punible cuando contienen expresiones injuriosas o calumnias y generalmente se concluía que sí, porque Twitter no es más que un vehículo de expresión y “ponerlo en Twitter” es lo mismo que “decirlo en la plaza del pueblo”.

Esto trasladado al ámbito de las relaciones laborales, me recordó a una sentencia reciente, de 21 de febrero de este año, dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Navarra. Esta sentencia concluye que los comentarios realizados por un empleado en Twitter quejándose de su empleador, no justifican el despido.  Al menos no en ese caso concreto, donde el tribunal entiende que los comentarios no son especialmente injuriosos o calumniosos (“si queréis guerra la vais a tener”, “los que juegan con fuego acaban ardiendo” o “los empelados están hasta los cojones de la opresión”) y se realizan en un contexto de conflicto laboral que en cierto modo los justifica (cambio de distribución de los servicios y agravamiento de las condiciones laborales).

No siempre es así, ya que hay pronunciamientos anteriores similares donde en atención a la publicidad de los comentarios, el daño causado en la imagen de la empresa y el ánimo de perjudicar a la empresa empleadora se estima que la conducta es suficientemente grave como para merecer las sanción de despido.

¿Cuál es la conclusión entonces? ¿te pueden despedir por un “tweet”? Pues depende. Como en la plaza del pueblo. Depende de los comentarios, de la intención, de la publicidad y de las circunstancias, pero está claro que Twitter, virtualmente la plaza del pueblo, no queda totalmente fuera del poder disciplinario del empresario.

Sin comentarios | Leído 115 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Enviar Comentario

*